Efectivamente, no se puede entender de otra manera este estilo de vida. A pesar de todo, el rock no muere. Moribundo, hambriento y despellejado, este estilo musical sigue de píe, gracias a una energía misteriosa que emerge de un submundo idiosincrático.

México es un país de oportunidades, una cosa es que seamos inútiles para ya no digamos abrir brecha, sino para relacionarnos para encontrar las que ya están abiertas. El principal enemigo para un artista de rock Urbano es él mismo, su manera de pensar, su poca preparación musical y sus pocas ganas de seguir aprendiendo. Se podrá decir misa, pero la realidad es esta.

Vivimos de éxitos de hace décadas, los artistas que lograron trascender y rebasar la línea amateur no han podido sacar nuevos éxitos. Quién de ustedes recuerda el nuevo sencillo de Alex Lora, de Lirán Roll o de Charlié Montana?, ese sencillo que no se deja de tocar en las fiestas o en los audífonos de los seguidores. Ante esta situación los nuevos grupos se revelan y buscan abrirse camino con nuevos temas, arriesgandose a la critica voraz y despiadada de los que se sienten dueños del rock, hablo de esas personas que han fracasado como músicos o que son seguidores que se sienten con derecho a opinar como si fueran expertos, esos mismos que critican a un grupo que no les cae bien y alaban a otros porque están en su circulo cercano, aunque ambos toquen baladas de amor. Para ellos no importa si es la misma calidad, simplemente hablan bien de sus cuates y si un nuevo grupo se doblega ante sus píes, lo reciben con consejos pobres, de lo contrario una banda no tiene nada que hacer en el medio.

Hay un grupo de personas fantásticas que siguen apoyando el movimiento, como Rolly, Carmen Crispin, etc. y medios de comunicación como La Rakona, NezaTV, etc, o clubs como el de la Diva. Excelentes promotores como Buitres. Hay personas que han apostado por el videoclip, logrando muy buenos resultados, tal es el caso de Séptimo Tren. Pero ni ellos se atreverían a llamarse dueños de la verdad absoluta, pues su vida esta marcada por el trabajo y apoyo, es decir, no hay tiempo para miserias.

¿Quién hace el rock y quién lo detiene? Definitivamente el mismo artista, con su pensamiento conformista o con su falta de visión, una contradicción de querer ser y no ser.

Sé muy bien que los artistas que lean esto, en algún momento van a reflexionar, pues son creativos, quizás los que ataquen este artículo sean los músicos frustrados y los que estoy seguro que se sentirán ofendidos serán aquellos que se creen dueños del rock.

Falta terminar este artículo… les pido que sean pacientes.

A pesar de que el artista hace todo lo posible por acabar con su carrera, milagrosamente algo lo mantiene vigente y ese algo debe ser Dios, por eso digo que Él ama al rock urbano mexicano.

Dejar una respuesta