El Coraje es fuerte, pero tal y como siempre le ocurre a los mexicanos, en algunos días pasará y otro tema estará de moda, logrando así que el proyecto de aumento a los energéticos se consolide, esa es la apuesta que tiene el gobierno mexicano para los próximos días.

Es por ello que se permiten cierto margen de perdidas, por ejemplo, que los manifestantes abran las casetas de peaje o que roben algo de gasolina, tal vez hasta que realicen algunas manifestaciones masivas, todo esta planeado y están dispuestos a asumir ese costo.

Por naturaleza, el mexicano es poco proactivo para defender sus derechos, es tema de algunos días, el inconformismo disminuye en medida que pase más tiempo.

En la mesa de análisis política que lleva a cabo la UNAM, se recalca que no hay pero escenario para México que su población pierda el interés por manifestarse, ahora con las redes sociales, basta un comentario para que la persona sienta que ya contribuyó a la lucha.

El saqueo del petroleo ya se compara con la perdida de territorio que consumó el presidente Santana y que benefició los Estados Unidos. En el caso de la Reforma Energética es un plan que ya viene de varios sexenios atrás, hoy en día los culpables de tanta perversidad están libres y cobrando sus pensiones vitalicias, más cinismo no puede haber.

23 días es lo que el gobierno mexicano prevé que haya manifestaciones e inconformidades, después de esto ya se podrá hablar de calma. El presidente Peña Nieto, ha mandado el mensaje de ser responsables con la nación y asumir todos que es necesario este aumento.

Dejar una respuesta